¡Por tu compra de $100.00 o más, tu envío será totalmente gratis! 

La vuelta al reciclaje

Los residuos hoy en día son cada vez más escasos y algunos plásticos reciclados pueden costar hasta un 10% más que los materiales vírgenes. Increíble, ¡pero cierto! Esto se debe a la presión que los consumidores han ejercido sobre las grandes empresas para que éstas aporten su granito de arena en la conservación del medio ambiente.

Los famosos botes negros

El negro vuelve a estar de moda. ¡Normal, si es reciclado! Nuestros sencillos botes negros Lush se fabrican a partir de nuestro plástico polipropileno reciclado favorito (también llamado PP): un material versátil pero resistente que puedes devolver a tu tienda Lush más cercana. Llevar tus botes a las tiendas supone contribuir a nuestro ciclo de reciclaje interno: cada bote devuelto se funde y se recompone una y otra vez.

También usamos el PP reciclado para fabricar nuestros tapones de botella, los tubos de nuestros labiales, los botes de nuestro maquillaje en polvo y algunas de las tapas que puedes encontrar esparcidas por nuestras tiendas. Busca el símbolo que te indica cuáles puedes devolvernos, ¡y te regalaremos una mascarilla fresca! Las pizarras de tienda y las etiquetas de producto también están hechas de PP, aunque en estos casos se trata de PP virgen, pero es igualmente reciclable y reutilizable.

Nos encantaría poder usar plástico PP para fabricar los moldes de nuestros productos porque algunas pruebas demuestran que son más resistentes al bicarbonato sódico, pero este tipo de formación al vacío aún no se encuentra disponible de forma generalizada para el PP. De hecho, las altas temperaturas varían tanto que es probable que el PP acabase derretido, y entonces ya no serviría para nada. Es más, el PP reciclado tiene un punto de fusión diferente al del PP virgen, y eso complica notablemente la tarea de los proveedores. Pero estamos en ello, así que no pierdas de vista este espacio.

Productos embotellados

Los conoces bien: nuestros geles de ducha y nuestros champús líquidos se lucen en estas botellas transparentes con una apertura en forma de embudo para que puedas estrujar hasta la última gota de producto. Están hechas de otro tipo de plástico llamado PET (polietileno tereftalato). Se utiliza en la fabricación de botellas para bebidas. Por suerte, los plásticos PET se suelen reciclar de forma más sencilla y extendida por los servicios locales que el PP (y por eso nos encanta que nos devolváis los botes negros en tienda, para que nosotros mismos podamos encargarnos del reciclado). Las botellas se pueden reciclar fácilmente en tu municipio.

Cajas de regalo

Cuando se trata de crear nuestras cajas de regalo, tenemos varias técnicas distintas a nuestra disposición. Podemos usar cajas rígidas fabricadas a mano, impresas sobre papel de cartón reciclado o sobre papel no estucado reciclado, cajas de cartón ondulado (las que tienen una lámina ondulada entre las dos capas de cartón) o para las cajas circulares, papier mâché hecho a mano. Todos los embalajes se pueden reciclar y reutilizar.

Las etiquetas de los regalos, sus envoltorios y el pequeño catálogo de información que contienen están también fabricados con papel o algodón 100% reciclado y pueden reutilizarse o reciclarse en casa. Desenvuelve tu regalo y descubrirás tus productos protegidos por un aluvión de eco flo: una fantástica alternativa al poliestireno hecha a base de fécula de patata que es fácil de biodegradarse tanto en agua como en tierra. Los productos blandos o más delicados se envuelven en celulosa biodegradable que puedes añadir a tu pila de abono.

Lazos

Si examinas los regalos apilados en las estanterías de tu tienda Lush, verás una gran colección de llamativos lazos. Aquellos de tipo satinado o de grosgrain se fabrican a partir de botellas de plástico recogidas en Italia, transformadas en hilos de plástico PET y reconvertidas en lazos. Hay otros que vienen de una empresa familiar alemana que lleva más de tres generaciones funcionando. Se especializan en la fabricación de lazos de rafia pero también fabrican lazos decorativos, combinando distintos materiales para conseguir colores de lo más llamativos.

Reutiliza tus lazos y vuelve a usarlos para envolver otro regalo, para decorar tu casa, o tu pelo... ¡las posibilidades son infinitas!