Mejor fresca, natural y autoconservante

Entre fresas, papayas y espárragos, y dispuestas en un mostrador que recuerda al de cualquier comercio de una plaza de abastos, se encontraban los grandes cuencos de mascarillas frescas recién hechas de Cosmetics to Go, la empresa que precedió a Lush. 

Por aquel entonces, los químicos sintéticos ganaban terreno a los ingredientes naturales y en Lush decidimos plantar cara a las “fórmulas milagrosas” de los 90. Desde ese momento no hemos dejado de hacerlo. Y no es para menos, la frescura de los productos es la esencia de la filosofía Lush.

Por eso, cuando decidimos apostar por los ingredientes naturales los llamamos “guerreros cosméticos”, como una de nuestras populares mascarillas frescas “Cosmetic Warrior”. La lucha continúa y más de 25 años de experiencia nos han permitido formular, manufacturar y cuidar cosméticos repletos de frutas y verduras con éxito.

Los cosméticos son muy parecidos a la fruta fresca, recién recogida conserva todas sus propiedades activas – vitaminas, minerales y nutrientes- y, una vez pasa el tiempo las va perdiendo. Quizás, te hayas dado cuenta de que, tal y como ocurre con la comida del súper, nuestros cosméticos tienen una fecha límite que garantiza su frescura. Lo mejor es que puedes comprobar quién elaboró cada producto y cuándo lo hizo.

Cuando consumes un producto dentro de su fecha de frescura, puedes estar seguro de que te dará el máximo de sus beneficios. Nuestros cosméticos son frescos por naturaleza y los únicos que hay que guardar en la nevera son las mascarillas frescas -ni siquiera las limpiadoras-. Lo ideal es que se conserven en el frigo el máximo tiempo posible. Si te vas de viaje puedes sacarlas unas horas sin que se deterioren. Fuera del frío, mantendrán su frescura un máximo de 48 horas.

Aunque no sea necesario guardarlos en la nevera, hay otros productos a los que el frío les sienta de maravilla. Es el caso de la mascarilla Mask Of Magnaminty, el frío potencia su efecto refrescante. Igual pasa con las gelatinas de ducha, cuando se conservan en la nevera o en el congelador aumentan su efecto energizante y son ideales para las duchas de verano. No olvides que este es el único producto que es aconsejable congelar.

Además de esforzarnos por usar los ingredientes más frescos, en Lush también ponemos toda nuestra atención en los conservantes naturales y nos encanta diseñar fórmulas autoconservantes. Nuestros fundadores comenzaron a buscar alternativas más seguras donde siempre lo hacen: en la naturaleza. No tardaron en descubrir que la sal, la miel o el tofu sedoso son magníficos conservantes naturales. Y, como todo esfuerzo tiene su recompensa, hoy, el 65% de nuestra cosmética fresca es autoconservante.

Estamos trabajando para conseguir que todos nuestros productos lo sean, pero todavía hay un pequeño porcentaje que contiene conservantes sintéticos. En Lush usamos dos: methylparaben y propylparaben. Se ha demostrado que los parabenos son sintéticos seguros. Además, nosotros incluimos un porcentaje menor a la mitad de lo que la legislación permite. En nuestras tiendas puedes encontrar las dos versiones de un mismo producto (con conservantes sintéticos y naturales). ¡Tú decides! Ambos tienen la misma fecha de frescura.

De hecho, uno de los favoritos de Lush, nuestros poderosos champús sólidos son autoconservantes y tienen una fecha de frescura de 31 meses. Durante ese tiempo, se pueden usar del primer al último día. Algunos cosméticos tienen colorantes alimenticios que pueden variar de tono pero, no te preocupes, porque conservan todos sus beneficios.   

La frescura es la base de lo que hacemos: ingredientes frescos, campañas frescas e ideas todavía más frescas. Tanto nos gusta esa palabra que la hemos incluido en nuestro nombre. En Lush no entendemos la cosmética de otra forma. Como diría Helen Ambrosen, inventora de productos y confundadora de Lush: “Hacer las cosas de otra forma sería más fácil, pero dejaría de ser tan divertido”